CREACIÓN DEL BANCO PROVINCIAL DE DESARROLLO Y ECONOMÍA SOCIAL

Nucleará todas las líneas de financiamiento provinciales existentes y creará un fondo de afectación específica para el financiamiento de inversiones y de la internacionalización de la producción salteña; como así también a la generación de microemprendimientos. Se estipula que tenga una constitución mínima de 500 millones de pesos.

Estará destinado a productores grandes, medianos y a microemprendedores de los sectores Agropecuario; Comercio, Servicios, Turismo; Cultura; Industria;

INNOVACIÓN Y EXPORTACIÓN.

GENERACIÓN DE POLOS DE DESARROLLO AGROINDUSTRIAL

Se generaran incentivos para la inversión privada a partir de la inversión del estado en sectores estratégicos de la Provincia. Se agregará valor en origen, a la vez que se potencia la producción agrícola de las distintas regiones y se expanden las economías regionales. Esto permitirá generar numerosos puestos de trabajo de forma directa e indirecta, y evitará el desarraigo de los trabajadores del interior.

Sanción de una nueva Ley de Coparticipación Provincial.

La descentralización a los municipios tiene que ser real y exenta de arbitrariedades. Se actualizarán los índices de coparticipación en base a criterios que tengan que ver con los nuevos roles de los municipios. Aumentar la Distribución primaria, llevando del 12% al 15% de los recursos, la masa a coparticipar entre los municipios para que de esta forma se pueda tener un reparto más equitativo, sin perjudicar a ninguna administración.